Período de desarrollo regional (500 a.C. - 500 d.C.)


El éxito de la vida agrícola generó la expansión regional de los agricultores con nuevas aldeas que, poco a poco, adquirieron personalidad propia. Los estilos cerámicos se diversificaron en formas y en decoraciones, dejando entrever un modo de vida más complejo. De hecho, la cerámica ha dado información sobre los productos que consumían los aldeanos, el vestido, la estratificación social y los rituales. Además, se nota la presencia de artesanos para dedicarse a la manufactura de artefactos cotidianos. La entidad política estaba constituida por un grupo de aldeas que servían a un señor o curaca, cuyo poder controlaba la producción, su redistribución y su intercambio fuera de los confines del señorío.